Alicia Alonso baila en el cielo

A partir de ayer, una enorme estrella brillará con fuerza en el cielo para siempre, porque “la gran dama de la danza”, no parará de bailar en el firmamento para seguir iluminando a todos los que amamos la danza.

Ejemplo de mujer coraje, de luchadora incansable, de ARTISTA con mayúscula, subrayado y en negrita, de transmisora de cultura y protectora del patrimonio de la danza, de educadora tanto de grandes como de pequeños, de divulgadora parlante, de diccionario ambulante… les aseguro que se me ocurren muchísimas más cosas que la definen tanto a ella como a su trayectoria profesional, pero ante todo, “la bailarina”. Me quedo con sus propias palabras en una entrevista: «¿usted sabe en qué me pienso todas las mañanas al levantarme…? ¡¡En vivir!!». ¡Y Alicia vivía para la danza!

Algunos decían que parecía inmortal, y que este triste momento no llegaría nunca… por otro lado, ella pensaba que «por la danza, valdría la pena vivir 200 años».

Se ha dicho en algunas ocasiones que su carrera profesional encerraba algunos secretos… No lo sé, pero de lo que no cabe la menor duda es de que es una leyenda de la danza, su carisma, determinación y talento así lo demuestran. Yo quiero quedarme con su enseñanza de que ¡¡bailar, es vida!!

Hace 8 años, en una de sus visitas a España le preguntaron si no había pensado en descansar: «No, y le voy a decir por qué. ¿Usted ha pensado morirse?», respondió. «Todos pensamos alguna vez en la muerte», contestó el periodista, a lo que ella replicó. «Pero nadie, n-a-d-i-e, quiere morirse. Se piensa en la muerte con horror, es algo natural. Todos queremos vivir. Pues yo, cuando bailo, cuando siento el ballet, estoy viviendo; es algo que estoy dando a la vida, a la gente, es algo que hace que merezca la pena haber vivido, seguir viviendo. Así que vale la pena forzar que siga viviendo doscientos años», sentenció la eterna bailarina.

Aunque sabíamos que estaba ingresada por complicaciones de salud, y que vivir 98 años es todo un gran reto… por esperada que fuese la noticia, ¡no ha dejado de entristecernos! Alicia estaba forjada de una pasta muy especial, ha roto todos los moldes, tanto dentro, como fuera del mundo de la danza. «El arte y la ciencia son lo que más une a los seres humanos, porque las dos buscan el bien de la humanidad, no su destrucción».

Estamos seguros de que allá donde esté, ¡seguirá bailando y brillando con luz propia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s