Relaciones rotas…

Se que este post levantará más de una ampolla aunque les aseguro que no es esa mi intención… desde lo más profundo de mi corazón, siento que debo hacer algo.

No pretendo decirle a nadie lo que tiene que hacer o cómo debe vivir su vida, sólo hacerles reflexionar sobre “sus propios hijos”. Hay lazos que no deberían romperse pues hablamos de quienes carecen de autoridad y autonomía para valerse por sí mismos. Las separaciones no tendrían porque variar los vínculos entre padres e hijos.

Es lógico que cuando se rompe una pareja cada uno quiera rehacer su vida y las situaciones a veces son complicadas pues dependen de múltiples factores, pero los adultos, deberían intentar que esto afecte lo menos posible a los menores.

“El ex”… podrá ser lo que sea y haberse comportado fatal contigo, pero ¿tienen culpa tus propios retoños? Encima que lo están pasando bastante mal, ¿van a infringirle más dolor viendo como sus padres se despedazan entre ellos?

Aunque parezca que están en su “mundo”, los niños se dan cuenta de todo y son conscientes de las situaciones que hay en su casa.

La misión de los adultos debe ser la de arropar y proteger a los pequeños, que están totalmente indefensos ante las decisiones y las actuaciones de los mayores.

Pido a los padres por el bien de sus hijos (y a todos en general), que antes de criticar a “los ex-” midan sus palabras si están los peques presentes. A nadie le gusta oír cosas negativas de sus progenitores y menos a los menores que suelen idolatrar a los suyos. Ruego que les transmitan que siguen siendo prioridad en sus vidas, independientemente de la relación que guarden con su ex-pareja.

Por favor ¡no rompan gratuitamente su mundo!, menos cuando es por falta de reflexión o por un enfado tonto que al final terminará pasando. ¡No se caigan del pedestal donde los han colocado sus enanillos!, ¡sigan siendo sus ídolos! porque ahora más que nunca ¡¡ellos los necesitan!!

Comentarios de “no sé con quién me tocará hoy”, “lo siento, me dejé el uniforme en la casa de papá o de mamá porque anoche cambiaron de planes y dormí en la otra casa” o “no me van a traer más porque ya no se ponen de acuerdo”, de verdad, se me parte el alma, sus voces y sus caritas… les aseguro que aunque tengan tres años,  saben cuando existe una relación cordial entre progenitores.

Y por si esto fuera poco, hay casos donde se añade el agravante de que los menores tienen patologías que están corrigiendo con el trabajo de reeducación que realizamos en el centro. Así que además de infringirles un daño emocional, están perjudicando físicamente el desarrollo de sus niños.

Cuando se rompe una relación no se puede emplear a los peques para hacer daño a la ex-pareja o utilizarlos con motivos económicos, realmente, de quien están abusando es de los más indefensos ¡de esas personitas que tanto quieren!

Si con este post hago que algún adulto deje de pensar en sí mismo, “porque tiene derecho a rehacer su vida y ser feliz” y recuerde que en ese derecho va implícita “la felicidad y el equilibrio de sus retoños”, me sentiré feliz por haber aportado mi granito de arena.

Les aseguro que no juzgo a nadie, ¡nada más lejos de mi intención! Si alguien se da por aludido será sólo porque se ve reflejado en mis palabras… Con todo mi cariño, sólo quiero ¡ayudar a mis alumnos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s