Archivo mensual: julio 2016

¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES!

Si los peces hablaran Les agradecerían el maravilloso trabajo realizado a todos nuestros bailarines, “del mayor al más pequeño”  tal y como hacen en la fábula nuestros queridos peces, porque sin lugar a dudas entre todos, ¡¡transmitieron su mensaje al público!!

Dos años de duro trabajo ha necesitado este proyecto para salir a la luz. Nuestro objetivo era que la danza sirviera de medio de comunicación y que nuestro trabajo contribuyera a defender los ecosistemas marinos.

Aportar nuestra creatividad para involucrarnos en un problema tan importante y latente, fue una meta que considerábamos crucial por dos motivos: la filosofía pedagógica de la escuela de inculcar valores a nuestro alumnado y que al vivir en Canarias rodeados de mar, es un tema ¡muy importante para nuestra isla!

Estoy muy orgullosa del trabajo de los bailarines, del que disfrutaron todos, ¡¡fue fantástico!! Y además,  por conseguir la finalidad de la fábula: la concienciación del alumnado del mal que nos azota y por hacer llegar al público nuestro sentimiento y compromiso con el medio. Estamos totalmente convencidos que tal implicación influirá positivamente en nuestra calidad de vida en un futuro no muy lejano.

¡¡Gracias a los papás por apoyarnos en proyectos que requieren de tanto esfuerzo y entrega por parte de todos. Proyectos de esta índole son muy difíciles de llevar a cabo, pero es tanto lo que aportan, que estamos convencidos de que ha merecido la pena!!

Y por supuesto, ¡¡muchísimas gracias a todos los profesionales que se han sumado al proyecto para hacerlo posible!! Entre todos conseguimos que fuese ¡un evento espectacular! en todos los aspectos. Sin duda, ¡¡hay que repetirlo!!

Anuncios

Reflexiones de una alumna

En el 25 Aniversario pedí a los alumnos que contestaran a dos simples preguntas. Éstas fueron las respuestas de Judith Trujillo, que nos ha permitido compartirla.


¿Qué significa el ballet para mí?

La respuesta a esta pregunta es difícil de expresar con palabras. Para saber lo que se siente tienes que probarlo, por eso antes que nada, invito a todo el que quiera a que lo pruebe, pero advierto que si lo pruebas, engancha. Puedo decir que para mí el ballet ha significado mucho en mi vida. Es más que un simple hobby o una manera de hacer ejercicio. El ballet me ha enseñado a luchar por lo que quiero y a no rendirme sin intentarlo. Además de ser una forma de danza, es constancia, concentración, disciplina… es dar de ti todo “y más”. Es decir, requiere una capacidad de esfuerzo por parte del que baila. No es sólo tener condiciones para bailar, “sino querer bailar”. El ballet te enseña muchas cosas. A mi concretamente, aparte de lo que he ya he dicho, me ha aportado mucha seguridad en mi misma, y eso es lo que más valoro, que aunque todavía me falta mucho, prometo que antes era mucho peor. En mi boca estaban siempre las palabras “no puedo”, incluso sin intentarlo. Yo sabía o pensaba que no me iba a salir. Poco a poco he ido eliminando esa negatividad porque me ha enseñado a ser fuerte y a pensar siempre que “si los demás pueden hacerlo, ¿porque no voy a poder yo?”. Por eso, pienso que además de tener ventajas como corregir los problemas de espalda o de pies (si tu profesor está cualificado como la nuestra), de aportar buena higiene postural o simplemente aprender a bailar, divertirte y distraerte, te enseña a ser constante, a creer en ti y a no rendirte nunca. Como dije al principio, me cuesta explicar con palabras que es para mí, lo único que sé es que cuando bailo no pienso en nada, me siento libre, sólo estamos la música y yo. Bailar es transmitir lo que sientes sólo con tu cuerpo, sin sentirte juzgada por nada ni nadie y eso es lo que me gusta de bailar, además de todo lo que “me aporta de manera personal”.


¿Qué significa nuestra escuela para mí?

Como alumna de esta escuela, pienso que ¡no pude tener más suerte que la de haber escogido ésta! Entré con 12 años, y mi mayor miedo en aquel momento era que se rieran de mí cuando no me saliera algo. Tengo 21 años y  eso en esta escuela nunca ha sucedido.  No he conocido otras escuelas, como algunas de mis compañeras que ya han pasado por varias, por tanto no puedo decir que por experiencia propia las otras sean diferentes, pero sí que puedo decir que como ésta, no existe otra igual. Es una escuela diferente, donde no sólo se trabaja el ballet como tal, sino la disciplina, el respeto y sobre todo el compañerismo. Y esto nos lo transmite nuestra profesora que a la par de tener muchísima paciencia, profesionalidad y estar muy cualificada, es muy cercana a sus alumnas, nos trata con mucho respeto y a todos como a iguales. Además de aprender ballet he aprendido muchas otras cosas, y sobre todo hemos formado un grupo con el que da gusto pasar las horas de ensayo, aunque nos quejemos del cansancio, de salir tarde algunas veces, de repetir y repetir lo mismo hasta que salga bien o casi perfecto, disfrutamos haciéndolo, nos divertimos y aprendemos. Al fin y al cabo, cuando termina el curso lo echamos de menos, para mí somos como una pequeña familia.

Judith Trujillo Reyes.


¡¡Muchísimas gracias Judith por compartir tus reflexiones con nosotros!!, sin lugar a dudas, es como abrir de par en par la puerta de la Sala y permitir a todos que entren dentro de ¡¡nuestro mágico mundo!!

Me emociono cada vez que lo leo, porque veo que la niña tímida que no creía en ella, es ahora mismo una valiente luchadora,  además de ¡¡una preciosa bailarina!! Lo cual hace que me sienta doblemente orgullosa por cumplir con creces los objetivos del centro: ¡transmitir valores al alumnado y hacerlo con todo nuestro cariño!

Si los peces Hablaran 2…

Tras comprobar que el alumnado ha entendido el mensaje y con el compromiso latente de que en beneficio de todos lo contarán a otras personas, por el interés suscitado con el principio de nuestro cuento proseguiremos nuestra historia:

¿Serás capaz de hacerlo cariño?, le pregunta con cierta preocupación a su nieta, cosa que excita aún más a la pequeña. ¡Por supuesto que sí abuela! Contesta rápidamente Lorena, con la imaginación a punto de estallar por la emoción que le estaba generando la espera. Recuerda que una promesa: ¡es una promesa! Nunca debes prometer algo que no puedas cumplir, insiste la anciana. ¡Te doy mi palabra de bailarina!, contesta velozmente la niña, lo que significaba que lo que decía, ¡era totalmente cierto!

Está bien mi amor, pues si estás preparada, ¡empecemos! Pero antes, te voy a decir que lamentablemente este cuento es de verdad. Aunque no lo creas, en algunos momentos ¡no te gustará lo que vas a escuchar! A pesar de todo, es necesario que sea contado, porque nosotros, los humanos, tenemos poder para transformar esta historia, así que cuantas más personas la conozcan, mejor acabará nuestro cuento.

¿Pero de qué va la historia abuela…? Pregunta agitada Lorena. Va sobre el mar tesoro, contesta con una enorme sonrisa tranquilizando a la niña. Trata sobre un precioso Arrecife donde viven miles de Pececitos de Colores y de cómo una vez, con gran esfuerzo y utilizando su ingenio, los peces fueron capaces de comunicarse con el hombre. ¿Cómo qué comunicarse con el hombre? ¿Cómo si los peces hablaran…? Irrumpió Lorena totalmente excitada. ¡No me lo puedo creer! ¡Cuenta, cuenta!…

¡Vale, pero recuerda tu promesa! Y tras un amoroso beso, se dispone a revelarle su gran secreto, convencida de que a partir de entonces, despertará un gran compromiso ecológico en la pequeña.

Al día siguiente, nada más llegar al colegio, Lorena reúne a sus amiguitos y les propone quedar al salir de clase, porque les tiene que contar ¡una increíble historia!

Y así, comienza nuestro relato de la mano de Lorena Santa Cruz, que nos enseñará a través de sus ojos cómo viven los peces en el Arrecife de Colores.

Lorena.jpg

Si los peces Hablaran…  nos brindará emoción, incertidumbre y desasosiego, pero sobre todo traerá esperanza. Es un fascinante viaje por el maravilloso e increíble mundo marino que nos cautivará, al igual que ésta dulce y brillante mirada de una de sus protagonistas.

No te pierdas el próximo estreno del centro en el Teatro CICCA de Las Palmas de Gran Canaria, el próximo 14 de julio de 2016 a las 20:30 h. ¡Te esperamos!